fbpx

Duelo y simbolismo: El olivo

El olivo, la reveladora película de Icíar Bollaín, es una de esas películas que nunca te apetece empezar a ver pero que, una vez empiezas, te mantienen pegado al sofá hasta el final.

Un film para los amantes de lo espontáneo, lo humilde, lo natural, LO REAL. Donde los sentimientos fluyen y afectan desde el minuto uno. Un modesto acercamiento a una realidad muy familiar, en la que somos testigos (sino partícipes) del camino emocional de Alma (Anna Castillo).

La lectura superficial de la película, quizás por evidente y trasnochada; el triunfo del capitalismo más voraz, la moralina del vulgar valor del dinero frente al valor incalculable de un símbolo generacional, la traición de las generaciones jóvenes a sus ancestros, las miserias de la crisis o la corrupción y la hipocresía presente en todos los estratos sociales, no es, a mi parecer, ni la más representada ni la que más cala a la audiencia.

Más que una fábula bienintencionada, me parece un cuento sin pretensiones. Más que un espectáculo fílmico, una historia minimalista, sencilla, centrada en la emoción.

Nos demuestra una vez más, que no necesitamos grandes presupuestos ni malabares del Circo del Sol para sentirnos sobrecogidos, pues la realidad ya es suficientemente interesante.

Es un canto a la no ficción, ya que, la autora, sortea con audacia los momentos excesivos y nos evita un final mágico que le quitaría valor a la película.

Quizás, el encanto de la película, radique en la sutileza con la que la autora, sirviéndose de personajes antagónicos, nos relata la vivencia del duelo de la mano de una postadolescente revolucionaria; Alma.

El simbolismo del olivo

Es innegable la simbología del olivo.

Por un lado, fue un árbol totémico en la Grecia Antigua donde simbolizaba sabiduría y prudencia, atributos que fácilmente podemos ver en el abuelo de Alma.

Del mismo modo, simboliza la paz, y vemos como todo el conflicto familiar parece articularse en torno a la venta de este bien. Sólo su vuelta podrá reinstaurar la paz.

Por otro lado, en la Biblia, representa la esperanza en el futuro. La rama de olivo le da a Noé la prueba de su salvación y en la película Anna intenta salvar a su abuelo, a través de salvar al olivo.

Además, el aceite de sus frutos es un símbolo de sanación, poseedor de propiedades medicinales.

Tiene un carácter resistente; se dice que nunca podrás matar a un olivo (salvo que lo encierres en una multinacional), como podemos imaginar que lo tenía el abuelo.

Es un ejemplo de la misma obstinada perseverancia de la que hace gala la actriz y representa las raíces familiares, que son traicionadas y negadas.

No obstante, igual que es un símbolo de resistencia y longevidad también lo es de renovación. En la película se hacen varias alusiones a los injertos y a cómo se puede crear a partir de ese olivo primigenio, lo que le dará a la autora la clave para el final.

El camino emocional

El olivo tiene una lectura emocional, no en vano la protagonista se llama Alma y es la cuna donde se vierten todas las emociones de la película.

Es esta la lectura profunda, el duelo de Alma con su abuelo, lo que le otorga el verdadero sentido.

El abuelo, un hombre de campo, que la cuidó y le enseñó desde pequeña el valor de la naturaleza, que convirtió ese olivo en un símbolo para ambos, ahora, se deja entrever, llega al fin de sus días aquejado de alguna enfermedad como el alzhéimer o la demencia, privado hasta de la capacidad de hablar.

El olivo milenario, que ha pertenecido a su familia durante generaciones, es vendido, contra sus deseos, cuando la incompasiva crisis económica asola a la familia.

El abuelo, en una analogía nada sutil, se va marchitando como podemos imaginar que lo hace el olivo, encerrado entre las paredes de cristal de una despiadada multinacional alemana que lo ha convertido en su insignia.

Empatizar con Anna, la protagonista, a pesar de su determinación egoísta, débilmente justificada por el deterioro de su abuelo, de recuperar el olivo pese a las nefastas consecuencias que esta empresa puede traer; llegando incluso a la mentira y a arriesgar el trabajo de Rafa, requiere que comprendamos exactamente el camino que está recorriendo.

El duelo

Este camino, es el camino del duelo, de la despedida. En psicología, es un proceso compuesto de fases como la negación, la racionalización, la rabia, la tristeza, el perdón, la gratitud y la aceptación emocional.

Hay dos de estas fases sobrerrepresentadas en la protagonista. Una es la rabia, que se expresa a través del carácter confrontativo y reivindicativo de la actriz, una constante en la película.

La otra es la negación, ya que Alma tiene la creencia mágica de que traer de vuelta al olivo le devolverá a su abuelo. De esta forma, rescatar el árbol se convierte en la estrategia para recuperar al abuelo de su infancia: una negociación vana con la realidad presente.

La película queda muy bien resuelta cuando, tras el fracaso del plan inicial de recuperar el preciado árbol y el fallecimiento del abuelo, Alma consigue una rama, que injerta, tal como su abuelo le había enseñado y replanta entre los guijarros que hacían de tumba del olivo.

Una analogía perfecta para la aceptación y la renovación. Una forma de que la protagonista avance en la historia, sin despreciar el pasado, ya que cierra con un “a ver si esta vez lo hacemos mejor”.

Finalmente, opino que el olivo es una película, edulcorada y rebelde en su justa medida, profundamente sincera y conmovedora. Definitivamente recomendada.

5/5 (1 Review)

Descarga gratis la guía

Comprende tu Miedo

Guía para saber cómo impedir que las malas experiencias de tu pasado te impidan avanzar.

Responsable: Beatriz De Ureta Agüera.
Finalidad: responder y moderar los comentarios.
Legitimación: tu consentimiento.
Destinatarios: los datos se guardarán en mi proveedor de hosting Raiola Networks que cumple con el RGPD.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos.

2 comentarios en “Duelo y simbolismo: El olivo”

  1. Genial análisis de una película mucho más profunda de lo que a simple vista parece. Anna Castillo hace un papelón transmitiendo la rabia de la que hablas en el artículo, sin desmerecer la magistral interpretación del olivo.

    Mi más sincera enhorabuena por el blog, ¿tendremos a menudo recomendaciones de películas de este calibre?

    Un saludo!

    • Hola Carlos,
      En primer lugar muchas gracias por leerme, me alegra que te guste el contenido.
      Estoy de acuerdo contigo en que la rabia es algo muy palpable en este personaje, que nos pide o casi nos exige que nos sumemos a su lucha.

      Respecto a tu pregunta, tengo otras secciones en el blog pero la del cine me gusta especialmente, así que seguramente la actualizaré a menudo y con contenidos muy diferentes. Ta animo a seguir leyendo y comentando.

      ¡Gracias y un abrazo!

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.

¡Espera, no te vayas sin tu regalo!

GUÍA COMPRENDE TU MIEDO

Consíguela gratis y evita que las malas experiencias de tu pasado te sigan limitando.

Responsable: Beatriz De Ureta Agüera Finalidad: Gestionar y enviar información a través de correo electrónico. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios:  Tus datos se guardan en MailChimp, que cumple con el RGPD. Derechos: Tienes, entre otros, derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos cuando quieras.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.