¿Te sientes atrapado por tu sufrimiento?

Mira,

Mi padre va a cumplir 78 años y el otro día me dijo:

“En nuestra época nos decían que la vida era un valle de lágrimas, ahora os dien que la vida es felicidad y alegría y yo creo que nuestra versión era más acertada”. 

No sé si tú piensas como mi padre o no, pero yo te lo cuento porque quizás te hayas dado cuenta de que a medida que la vida externa se hace más fácil (más salud, más bienestar, ocio, seguridad, etc.) nuestros mundos internos parece que se desmoronan y enredan cada vez más.

Los problemas de salud mental se están convirtiendo en la primera causa de incapacidad a nivel mundial.

Y esto es, en parte, culpa de que nos vendan que la felicidad es una ecuación que se puede resolver si le ponemos el suficiente empeño o fuerza de voluntad.

Antes de seguir deja que me presente, me llamo Bea y soy psicóloga y no, mi intención con este disurso no era deprimirte para tener más trabajo en mi consulta, sino señalarte esta curiosa paradoja en la que igual no habías reparado.

Quédate conmigo un rato más, te prometo que merecerá la pena. 

Mira,

La insatisfacción y el malestar forman parte de la vida.

No hay ser humano sobre la faz del planeta Tierra que no experimente alguna de las cientos de formas que tiene el sufrimiento, eso es NORMAL.

Pero, lo que lo complica todo es la lucha. 

Eso es lo que convierte el sufrimiento pasajero o puntual en un sufrimiento crónico que te atrapa, que extiende sus garras en tu vida más allá de lo deseable, quizás en forma de…

¿Rupturas o duelos complicados? ¿Celos? ¿Ansiedad? ¿Depresión? ¿Falta de sentido o motivación? ¿Rabia descontrolada? ¿Inseguridad? o (Inserta aquí tu sufrimiento preferido).

Y aquí es donde entra ese unicornio, esas frases motivacionales que te hacen sentir culpable porque la felicidad parece tan fácil de lograr… y sin embargo, tú no la alcanzas. 

¿Es que eres un bicho raro? ¿Torpe? ¿Te falta un tornillo? ¿Estás defectuoso?

No amigo-barrita-a, es que tú no eres un unicornio, eres un ser humano algo más complejo.

Bueno, hoy sólo quiero que te quedes con una cosa:

Tu malestar tiene algo que expresarte y cuánto más te pelees con él más alejarás esa felicidad estable y paz mental que tanto anhelas. 

Por eso, escribo una newsletter donde doy pequeñas píldoras que te ayudarán a cambiar la visión que tienes acerca de tu sufrimiento y cómo salir de él. 

La newsletter es gratis, te das de alta en un clic y si te cansas te das de baja en otro.

¡Quiero estar dentro!

Importante: en todos los emails te ofreceré que empieces un proceso de terapia conmigo (de hecho, no puedes pedir cita si no estás en la newsletter), no es obligatorio y podrás seguir recibiendo los emails aunque tan sólo pensar en hablar de tu infancia te dé urticaria, PERO si esto es un problema para ti, no te suscribas.

Responsable: Beatriz De Ureta Agüera Finalidad: Gestionar y enviar información a través de correo electrónico. Legitimación: Tu consentimiento Destinatarios: Tus datos se guardan en MailChimp, que cumple con el RGPD. Derechos: Tienes, entre otros, derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos cuando quieras.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad