Días
Horas
Minutos
Segundos

La herramienta psicológica que puede pulverizar el 90% de los problemas de tu vida

La mayoría de las personas tenemos dañados nuestros límites, sencillamente porque nos han educado para obedecer, «no responder», para sentirnos culpables por las emociones ajenas (o ni siquiera considerarlas), para ser perfectos, para cumplir con las expectativas de otros, etc.

Si arrastras contigo este tipo de patrones tendrás muchos problemas en muchos ámbitos de tu vida, algunos de los cuales se te pueden complicar realmente y llevarte a padecer burnout, ansiedad, depresión o relaciones tóxicas.

Aviso importante

Mi nombre es Bea y lo primero que quiero que sepas es que, a pesar de ser psicóloga y dedicarme a ello, no siempre digo que NO cuando querría decir que NO.

A veces, una vendedora se me acerca con una sonrisa y antes de que mi cerebro pueda reaccionar ya le estoy diciendo: «por supuesto que quiero sentarme a que me hagas un tratamiento facial gratuito sabiendo que luego vas a colocarme (y me colocarás) una crema carísima que no necesito» mientras mi mente me critica por dentro «Pero ¿Cómo se puede ser psicóloga y tener una asertividad tan deficiente? Cierra la consulta y vete a freír espetos a Málaga»

A veces me siento culpable, aunque sé que no tiene sentido.

A veces no expreso lo que necesito por miedo a que el otro se enfade o a resultar una carga.

Y he pasado dos periodos de ansiedad y depresión (ahora estoy bien, gracias) por no saber decirme que no a mí misma y cuidarme.

Todas esas cosas las he hecho y algunas de ellas las seguiré haciendo.

En definitiva, noticias frescas, no soy perfecta.

Si te estás preguntando, pero entonces ¿Con qué autoridad me hablas? Dame unos minutos que lo vas a entender enseguida.

Cuando estás para todo el mundo excepto para ti

Hace unos meses, le pedí a una de mis pacientes que hiciera un ejercicio en el que tenía que averiguar cómo la veían los demás.

Cuando fue preguntando a su entorno se dio cuenta de que las definiciones eran más o menos como sigue:

Sabes escuchar, eres atenta, siempre estás ahí cuando se te necesita, se puede contar contigo, eres responsable…

Vino a la siguiente sesión un poco plof diciéndome que esas cualidades no le motivaban mucho.

Normal, pensé yo, quizás sea una buena definición para un psicólogo o para una mula de carga, pero no para una persona.

Si lo único que valoran los demás de ti es lo que puedes hacer por ellos, tienes un problema de límites.

Y esto no es lo más grave que puede pasar,

Si tú no pones límites, tu cuerpo lo hará por ti

El año pasado un paciente me contó algo que me rompió todos los esquemas.

Tenía una tortuosa relación de pareja desde hacía 20 años. Su mujer gestionaba fatal sus emociones y cuando se enfadaba, gritaba, le insultaba o se ponía a echarle cosas en cara, retrotrayéndose al verano del 86 en el que se conocieron. 

Era implacable.

Por supuesto, esto no solucionaba ningún problema entre ellos, era sólo una forma en la que ella se desahogaba y descargaba su rabia.

¿Y qué hacía él? 

Pues tampoco tenía una gestión emocional perfecta, como te puedes imaginar. Por lo general se quedaba callado, prestando mucha atención y tratando de comprender lo que ella le decía, pero sin poder contestar nada.

Sentía una opresión en el pecho y se quedaba paralizado, recibiendo el chaparrón.

Ojo, no los juzgo ni a él ni a ella, ambos estaban haciendo cosas dañinas para ellos mismos y la relación.

Hasta que un día, sus oídos empezaron a pitar durante las discusiones. Era como si tuviera tinnitus, pero no tenía nada. Sencillamente, su cerebro puso un «ruido blanco» entre él y todo eso que le estaba haciendo daño.

Me quedé alucinada.

¿En serio tu cuerpo puede llegar a hacer una cosa así para protegerte? Pues eso parece.

No me lo invento, aunque parece que lo he sacado de la correspondencia de Freud, este caso es real como la vida misma.

Y he visto a muchas otras personas con problemas parecidos.

  • Una paciente, músico, que tuvo una lesión en la mano que le impedía tocar, pero sin causa física.
  • Otra que desarrolló un vaginismo muy doloroso después de forzarse una y otra vez a tener sexo cuando no le apetecía.
  • Otra que vino a mi consulta porque sufría vértigos y mareos tras meses de jornadas de 12 horas de trabajo.

Hasta mi colega Jaime, psicólogo, tuvo una crisis el año pasado en la que empezó a tener pensamientos de hipocondría, se angustiaba continuamente por si tenía un tumor en el cerebro y empezó a tenerle pánico a la muerte, todo por pasarse de rosca con las sesiones.

Un problema de límites no es sólo no saber decir que NO

A lo mejor tú no eres complaciente y sabes usar bien tu NO y piensas que por eso aprender a poner límites no es para ti.

Pero dime,

  • ¿Te sientes aburrido o poco interesante?
  • ¿Tienes pocas relaciones que consideres íntimas?
  • ¿Te cuesta conectar con los demás y sueles guardarte todo para ti?
  • ¿Tienes dificultades para pedir ayuda y tiendes a sacarte tú las castañas del fuego?
  • ¿Eres la superwoman y nadie te lo agradece?
  • ¿Te califican como una persona con mucho carácter o de mecha corta?

Esto, aunque no lo parezca, es también un problema de límites. De tener un NO rígido y de usarlo con demasiada frecuencia.

Quizás ya te va bien así, pero en mi experiencia las personas que sienten que no pertenecen, que no conectan o que no pueden expresarse con naturalidad acaban por sentirse frustradas, deprimidas o aisladas.

No conocer tus límites es estar perdido en la vida. Es no saber a dónde vas porque te dominan las demandas de los demás o lo que crees que debes hacer, es vivir como un robot, es ser un esclavo.

Por eso creo que dominarlos es el hack último del desarrollo personal y por eso he creado el curso que te voy a presentar, pero antes…

Terminemos la historia de por qué aprender de una psicóloga que en muchos sentidos sigue siendo un desastre con patas.

Yo hice la carrera, tengo 3 másters y muchas más formaciones, he hecho terapia 4 años y durante todo ese tiempo me sentía atascada y sufriendo sin encontrar la salida. 

Lo que me alucinó de descubrir los límites personales es que me da un camino claro, una hoja de ruta, sé qué hacer, por dónde ir, no voy probando soluciones sin ton ni son a ver cuándo doy con la tecla de la felicidad.

Los límites son la mejor forma de desarrollar una buena relación contigo mismo y con los demás.

No sólo eso, muchos de mis pacientes me describen las mismas experiencias cuando consiguen hacer este trabajo: me siento liberado, aliviado, con las ideas claras, seguro de mí mismo.

Cuando tienes tus límites bien definidos sabes a dónde vas, sabes lo que te gusta y lo que no, lo que harás y lo que no y tienes las herramientas necesarias para que el resto también se entere.

Pero no por aprender a poner límites te conviertes en un ser de luz que camina sobre las aguas. Una vida humana tiene cientos de retos y dificultades.

Lo único que te garantizan los límites es que tendrás buenas herramientas para navegar las crisis. 

Y ahora sí, te presento…

Construye intimidad: El Poder Transformador de Establecer Límites Personales en tus Relaciones

Un curso en el que cambiarás tu mentalidad, dejarás de vivir esclavizado por la culpa, la ansiedad, el miedo y el resentimiento y aprenderás a expresarte de forma auténtica para construir las relaciones que mereces.

Está dividido en 7 módulos en los que el objetivo es que descubras y honres tus límites personales, que cambies tu interior (tus creencias, tus emociones difíciles, tus patrones inconscientes) para poder cambiar tu exterior (tu comunicación y la dinámica de tus relaciones).

Deja que te destripe lo que vas a ver dentro:

Módulo 0. Hackea tu cerebro

Disclaimer: estos derechos no me los he inventado yo, los desarrolló Manuel Smith en los 70 y los puedes encontrar por Internet. 

Lo que yo hago es matizarlos, desgranarlos, contarte ejemplos, casos de mis pacientes y te doy ejercicios experienciales para que los «vivas» en tu cuerpo y no se queden en filosofía, que se ve muy bonita desde fuera, pero luego nadie aplica.

Sólo contando algunos de estos puntos en consulta, las personas ya empezaban a aflojar su perfeccionismo, su complacencia, su síndrome del impostor o su autoexigencia.

Si integras bien estos derechos vas a poder:

Módulo 1. ¿Qué son los límites? Definiendo tu área de responsabilidad

El malestar psicológico muchas veces es caótico e indefinido, sabemos que nos sentimos mal, pero no dónde está el problema.

Y para arreglar una fuga, primero hay que saber por dónde se escapa el agua. 

Sólo conocer el problema ya te pone en el camino de la solución, por eso en este módulo veremos.

No me cansaré de decir que los límites son personales e intransferibles, es verdad que hay ciertas cosas que nos hacen sentir mal a casi todos, pero muchas otras dependen sólo de ti y ese es el trabajo «difícil».

Para que no te atasques, te he vuelto a dar decenas de ejemplos de conflictos que he vivido o han experimentado las personas que vienen a mi consulta y con los que seguro que te sientes identificado.

Módulo 2. Descubre tu patrón e identifica tu conflicto de límites

Cuando no tenemos los límites bien definidos se generan dinámicas tóxicas en nuestras relaciones, con pareja, familia, amigos, jefes, vamos, con cualquiera que pase por tu vida.

Por eso veremos:

Estas preguntas son como un test, se responden con un SÍ o un NO. Mayoría de Síes ayudas, mayoría de Noes te cuidas.

Cuando te acostumbras a hacer este test recuperas esa alarma interna que te dice cuándo te puedes estar metiendo en un marrón.

Es un ejercicio que diseñé para una paciente que estaba atascada en la culpa por ayudar a su hermano a salir de una situación difícil (estaba cerca de entrar en la cárcel) y sufría a diario.

Módulo 3. Límites en tus relaciones

Aunque esto no es un curso de crianza, si tenemos problemas actuales con los límites es porque en el pasado nuestros cuidadores lesionaron nuestros límites naturales. Esta lección de permitirá comprender de dónde vienen esas heridas y no repetir los mismos errores con tus hijos (si los tienes).

Módulo 4. ¿Por qué no ponemos límites? Principales bloqueos y cómo resolverlos

Aquí trabajaremos de forma profunda con las emociones que nos impiden poner límites.

Desmontaremos la culpa. Esta es una de las lecciones más largas y potentes. Haremos un ejercicio para localizar las creencias más arraigadas dentro de tu subconsciente que no te permiten actuar cómo quieres.

Trabajaremos el miedo al conflicto:

Descubrirás cómo hacer una limpieza relacional, decidir qué vínculos merecen la pena en tu vida y cuáles son una carga.

Un ejercicio de escritura con el que puedes cambiar para que pongas el foco en ti y dejes de desollarte los dedos llamando a puertas que nunca se abrirán.

Módulo 5. Cómo NO poner límites. Pifias y errores comunicativos

Al decir pifias es posible que te suene a errores sin importancia, pero créeme, algunos de estos errores son como un virus, a medida que los repetimos van infectando más y más las relaciones hasta enfermarlas.

Módulo 6. Cómo poner límites

Y aquí sí, te voy a dar un montón de herramientas para ayudarte a comunicar tus límites, calmar tu ansiedad interna y aumentar tus probabilidades de que los demás te entiendan y respeten.

Lo que te enseño marca una gran diferencia porque te permite «no necesitar» tanto algo o a alguien ya que puedes visualizar cientos de posibles soluciones.

Aprender a cuidarnos y atendernos desde aquí es la cura para la dependencia emocional.

A lo largo de estos años en la consulta privada, me di cuenta de que una de las preguntas que más repetía era: ¿Por qué no se lo dices? ¿Se los has preguntado ya? ¿Has hablado con él/ella?

Me di cuenta de que la mayoría de gente no sabe CÓMO comunicar un límite, y eso da como resultado de haber esperado demasiado y que luego lo único que te salga decirle sea: mira, estoy hasta el c*, no aguanto más. Y claro, ahí si estás siendo un poco desagradable. Cuando les decía alguna de las frases me decían: ay, suena muy bien, ¿me la puedes escribir? ¿Me la puedo apuntar tal y como me la has dicho?

Por eso esto te lo enseño mediante:

El curso está petado de ejemplos sí y todos son situaciones reales que he vivido yo misma o con mis pacientes en consulta.

Los límites para que sean útiles y nos hagan felices necesitan ser flexibles, muchos de ellos se pueden negociar, cambiar a lo largo de nuestra vida, pero otros no.

Y hay algo más…

La primera edición triunfó y por eso he decidido repetirlo, pero no sé hasta cuándo lo haré.

4 sesiones grupales de profundización y práctica

Como yonki del desarrollo personal y de las formaciones online te tengo que confesar una cosa: compro muchos más cursos de los que luego termino.

Y no quería que esto te pasara a ti, porque si toda esa motivación por sanarte, crecer y cambiar se desinfla la primera semana y abandonas el curso habrás tirado tu dinero a la basura.

Quiero que realmente experimentes el cambio transformador que supone respetar y honrar tus límites personales y para eso tienes que llegar al final del curso.

Por eso he añadido 4 sesiones grupales en directo, 2 en febrero y 2 en marzo, de aproximadamente 2 horas de duración.

¿Qué haremos en estas sesiones? Pues son una experiencia piloto, así que atenderé a lo que necesitéis, pero principalmente:

Lo último

He decidido regalar el taller Aprende a gestionar las críticas y consigue que no te afecte lo que piensen los demás.

Actualmente tiene un precio de 35€, pero es un complemento perfecto a este curso y por eso he decidido añadirlo al pack.

IMPORTANTE: si ya lo tienes te podrás descontar el precio que pagaste por él, escríbeme con el correo con el que compraste a info@pronoiapsicologia.com y te enviaré el cupón de descuento.

Vale, todo esto está fenomenal, pero cuánto me vas a cobrar...

Pues mira, te confieso, ponerle precio a este curso ha sido uno de los mayores dolores de cabeza.

Teniendo en cuenta que una hora conmigo cuesta 60€ y con cualquier otro psicólogo no menos de 50€, sólo por las 8h en directo ya podría valer casi 500€.

Es cierto que no es igual, no estoy ahí al 100% sólo contigo, pero para alguien que tenga un problema específico con los límites, tener un grupo es muchísimo mejor que estar a solas conmigo, porque:

Las experiencias de tus compañeros son nuevas perspectivas.

Las estrategias y las soluciones que surgen.

Los conflictos y problemas que otros viven y te hacen sentir comprendido.

La atmósfera que se desarrolla en un buen grupo es increíble.

Entonces, si tienes un problema de límites concluyo que hacer este curso te será más útil que venir a terapia conmigo (aparte de que ahora tengo lista de espera y no hay forma de hacer terapia conmigo por el momento).

Así que debería ser más caro…

Luego pregunté a mis amigas y me dijeron: tira los precios, véndelo por menos de 100€, lo importante es que se apunten y te conozcan.

Pero eso tampoco me convenció, porque yo no quiero que compres impulsivamente y luego entierres el curso entre las otras mil formaciones que jamás harás, ya te lo he dicho.

Quiero a gente comprometida dentro porque es la única forma de conseguir un cambio profundo.

Lo quiero por ti y por mí, porque si lo consigues, estarás contento, me recomendarás y yo podré cumplir mi sueño de irme a vivir a Las Seychelles.

Lo que te digo, un dolor de cabeza.

Así que al final hice lo que hago siempre, me pregunté por dentro y mi intuición me dijo que el precio con el que se sentía cómoda era:

150€ IVA incluido pago único

Y ese es el precio que tiene.

Sigue siendo un precio ridículo por todo lo que contiene, pero no tan ridículo que no consideres el gasto.

Tú piénsatelo y cuando decidas si es para ti puedes hacer clic en el botón de abajo y obtienes acceso inmediato.

Precio por tiempo limitado

Días
Horas
Minutos
Segundos

¿Preguntas?

Te resumo:

7 módulos que contienen 85 miniaudios (suelen rondar los 5 minutos de media) en los que te explico toda la teoría como si te estuvieras tomando un café conmigo.

En total son 5h y media de contenido.

Con ejemplos, casos de pacientes, experiencias personales, anécdotas, metáforas, referencias a series… cualquier cosa para que toda esa información no resulte infumable y sea ligera, entretenida y fácil de recordar para tu cerebro.

Aun así, antes de terminar el curso mi amiga Puri de purialcala . com escuchó los audios y me dijo que cada audio era para mirarlo con lupa, que cada vez que lo escuchaba descubría nuevos matices, así que no pienses que no es profundo, es muy profundo.

+ de 30 ejercicios que incluyen visualizaciones, meditaciones, ejercicios de escritura y registros para que asientes todo lo que veas en el curso.

4 sesiones grupales en directo de 2 horas de duración para resolver dudas, apoyarnos y practicar con todo lo que aprendas.

El taller Aprende a Gestionar la Crítica y consigue que no te afecte lo que piensen los demás, de 2 horas y media de duración.

A ver, yo estoy un poco sesgada: lo he creado yo, lo estoy vendiendo yo, ¿qué te voy a decir?

Si me conoces un poco sabes que es una buena inversión porque sabes cómo soy y que cuando hago algo le pongo el alma (¡hello perfeccionismo tóxico!),

Si no me conoces tanto, pero has llegado hasta aquí, tu intuición también está hablando. ¡Escucha!

En cualquier caso, yo no te puedo responder a esa pregunta, tienes que preguntarte a ti mismo.

No, eso es un follón y no sé ni cómo se hace. Si entras no hay vuelta atrás.

Cuentas con mi apoyo 100% en las sesiones en directo, me presentaré yo in person, como si vinieras a una sesión de terapia conmigo.

En realidad, hay mil formas de mejorar, no te quiero transmitir la idea de que los límites son la herramienta definitiva y que no hay otra cosa que puedas hacer para sentirte mejor, no.

Lo único que sé es que te dan un camino claro, una dirección hacia la armonía contigo mismo y con los demás y que pueden transformar tu vida por completo.

Cuando no pones límites estás saboteando tu bienestar. Los límites son un reflejo de lo dispuesto que estás a defender la vida que quieres.

Y son imprescindibles para construir relaciones sanas. 

Sólo tú puedes saber si esto tiene sentido para ti o no.

El acceso es de por vida, lo compras y lo tienes para siempre. 

Lo único que tienes que aprovechar en su fecha son las sesiones en directo.

Para cualquiera, lo hice pensando en los pacientes que ya habían pasado por mi consulta y en lo que a mí me hubiera gustado saber hace años.

Aun así, si experimentas alguna de estas cosas el curso es para ti: 

  • Tratas de que nadie se sienta incómodo (excepto tú).
  • Evitas el conflicto externo, y te generas uno interno.
  • Te cuesta tomar decisiones y sueles pedir ayuda a otros para «estar seguro».
  • Experimentas a menudo culpa, ansiedad o vergüenza.
  • Te cuesta decir que NO.
  • Escondes tus emociones tras una máscara haciendo parecer que todo está bien.
  • Tiendes a salvar o a rescatar a los demás de sus problemas.
  • Te adaptas a las opiniones de los demás y cuando alguien te lleva la contraria dudas de tu criterio.
  • Tienes un sentido muy fuerte de lo que «debes» hacer.
  • Frecuentemente te sientes resentido, amargado o con mucho enfado.
  • Te resulta difícil abrirte e intimar con los demás…

Y podría seguir y seguir… pero creo que te haces una idea.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad