Y si te dijera que no sólo no se te ha roto ningún cable...

...sino que puedes sanarte a ti mismo con las herramientas que ya tienes en tu interior?

Hay una cosa cierta, si has podido «enfermar» también tienes dentro de ti el poder de sanarte.

Pongo enfermar entre comillas porque el sufrimiento psicológico no es ningún virus que hayas pillado por ir sin mascarilla. 

Son patrones, formas de pensar, sentir y ver el mundo que te fueron útiles en algún momento, pero que hoy te meten en líos. 

Igual que si tienes un resfriado y te cuidas descansando y tomando bebidas calientes tu cuerpo se recuperará, con las heridas psicológicas pasa lo mismo.

Tienes los recursos para conseguirlo dentro, sólo necesitas poner las condiciones para que la magia ocurra. 

No sólo eso, es que igual que cuando te curas de un virus tienes menos probabilidades de enfermar de nuevo, afrontar y transformar tu sufrimiento fortalecerá tu sistema inmune psicológico.

Pero para que todo esto no se quede en palabrería te lo voy a demostrar.

La meditación que te regalo cuando te suscribes a la newsletter está pensada para que conectes con tu sabiduría interior, aunque creas que a ti no te tocó de eso en la lotería de la vida.

Puedes utilizarla en un momento en el que te sientas perdido, desbordado y te darás cuenta de que incluso cuando más confundido estás dentro de ti, existe ese poder de sanación.

Suena muy místico, lo sé, no tienes que creerme hasta que lo pruebes, para hacerlo dame tu correo.

Sal del bucle en 5 minutos conectando con tu sabiduría interior

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad